¿La Iglesia de Roma dejará de llamarse Católica?

VÍCTOR ROBLES SOSA (*)

Diario la  Razón Lima – Perú.- La posición de las autoridades de la Pontificia Universidad Católica del Perú, en el diferendo que mantienen con el Vaticano por el gobierno de la PUCP, es delirante, ridícula, ilegal e intolerante.

Delirante, porque si impusieran su voluntad, la Iglesia de Roma tendría que dejar de llamarse Católica –al menos en el Perú– solo porque el rector Marcial Rubio ha registrado en Indecopi la marca “Católica” como propiedad intelectual de la PUCP.

Ridícula, porque supone que los nombres de instituciones pueden ser registrados como propiedad intelectual o como marca. ¿Acaso Rubio también piensa registrar las marcas “El Vaticano”, “Ejército Peruano” o “APRA”?

Ilegal, porque desconoce los derechos de la Iglesia Católica sobre la PUCP, habiendo sido ésta concebida y fundada por aquella en 1917. Todas las autoridades de la universidad así lo han reconocido a lo largo de su historia, en diversos documentos oficiales enviados a Roma.

El rector Rubio también lo hizo al enviar los estatutos de la PUCP a la Santa Sede para que ésta los aprobara. El nombre de Pontificia lo corrobora, pues esta denominación la tienen solo instituciones que pertenecen a la iglesia.

Intolerante, porque las autoridades de la PUCP pretenden en el fondo impedir que la iglesia gobierne su universidad bajo sus normas, es decir enseñando su doctrina con la misma libertad con que hoy se les enseña a los alumnos otras doctrinas, como el materialismo marxista.

Es falso que la PUCP actual sea un ejemplo de pensamiento libre. Al contrario, quienes la gobiernan han impuesto un pensamiento único izquierdista. Los maestros que no se alinean con éste reciben escasas horas de clase o son marginados.

Al jurista Francisco Tudela, siendo docente de la PUCP, le “sugirieron” que dictara su curso con libros de autores marxistas. El les replicó que no tenía inconveniente en hacerlo, siempre y cuando le permitieran utilizar a la vez otros libros no marxistas. Un tiempo después fue apartado del curso.

Cuando alguien recuerda con nostalgia la amplia libertad de cátedra que tuvo alguna vez la Católica, habla de muchos años atrás, no de ahora.

Intolerancia, pensamiento único, espíritu totalitario, irrespeto al estado de derecho, desacato a la ley, son los rasgos que caracterizan hoy a la PUCP.

Para taparlo se inventan enemigos y argumentos. Dicen “el Opus Dei quiere tomar la universidad”, “Cipriani quiere nuestros millones”, “la ley universitaria nos ampara”. Ni lo uno, ni lo otro.

La iglesia toda reclama que le devuelvan su universidad, desde los jesuitas hasta los franciscanos. Y lo de la ley universitaria tampoco es verdad, ya que otras ocho universidades católicas del país se rigen por las normas para la educación establecidas por Roma, pues no se contraponen con la ley peruana.

La cúpula caviar de la PUCP ha perdido todas las batallas, ante el Poder Judicial, el Tribunal Constitucional y el Vaticano. Se le acabó el tiempo, aunque no le guste está obligada a acatar el mandato de la justicia y la decisión de Roma. Amén.

(*) Periodista y analista político

Mensaje del Santo Padre para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, 2011 (varios idiomas)

 
Hoy, deseamos compartir –el mensaje a los jóvenes– que nos dirige el Santo Padre, con motivo de las JMJ 2011 de Madrid.

PËR DITËN XXVI BOTËRORE TË RINISË (2011)

ZUM 26. WELTJUGENDTAG (2011)
Световна младежка среща 2011
K XXVI. SVĚTOVÉMU DNI MLÁDEŽE 16. – 21. srpna 2011
第廿六屆世界青年日文告

Korean

za 26. svetovni dan mladih (Madrid, 16.–21. avgust 2011)
AUX JEUNES DU MONDE À L’OCCASION
DE LA XXVIe JOURNÉE MONDIALE DE LA JEUNESSE
προς τους Καθολικούς νέους όλου του κόσμου
για την 26η Παγκόσμια Ημέρα Νεολαίας
στη Μαδρίτη, τον Αύγουστο 2011
Ifjúsági Világtalálkozóra 2011, Madrid
FOR THE TWENTY-SIXTH WORLD YOUTH DAY (2011)
PER LA XXVI GIORNATA MONDIALE DELLA GIOVENTÙ 2011
VOOR DE 26ste WERELDJONGERENDAG 2011
Z OKAZJI XXVI ŚWIATOWEGO DNIA MŁODZIEŻY – MADRYT 2011
PARA A XXVI JORNADA MUNDIAL DA JUVENTUDE 2011
з нагоди Світового Дня молоді – Мадрид-2011
gửi các bạn trẻ thế giới nhân dịp Ngày Quốc Tế Giới trẻ thứ 26: 2011 tại Madrid.

¡Que nadie se quede ‘sin’ su mensaje!

EL ACOSO DEL LAICISMO ANTICRISTIANO CONTRA LA ENSEÑANZA DE LA RELIGION

«¡Religión está padeciendo una agresiva estrategia de acoso y derribo!», advierte, y apunta siete razones por las que la asignatura no debe desaparecer.

Advirtió que no hablaría en “clave política” y “a riesgo de ser acusado de alarmista”, pero, eso sí, “de forma directa e incisiva”. Y así lo hizo, poniendo, como él mismo advirtió, “el dedo en la llaga desde el principio” y sabiendo que sus palabras sabrían a discurso “políticamente incorrecto”, al menos a la mentalidad laicista anticlerical. Monseñor José Ignacio Munilla puso en evidencia la tan sutil como “agresiva” y eficazmente peligrosa estrategia del laicismo cristianofóbico que intenta por todos los medios cargarse la asignatura de Religión. Y no sólo, advirtió a los despistados, de la escuela pública sino también de la enseñanza reglada.

Con una conferencia titulada “Asignatura de Religión en la escuela y otros ‘telares’…”, el obispo de San Sebastián participó esta mañana en el Forum Europa-Tribuna Euskadi que se celebra en Bilbao y en el que monseñor Mario Iceta, obispo de la diócesis local, llevó a cabo la presentación.

“¡No es justo lo que está ocurriendo con la asignatura de Religión! ¡La asignatura de Religión está padeciendo una agresiva estrategia de acoso y derribo! ¡La libertad de enseñanza y la misma libertad de conciencia están en peligro!”, advirtió el prelado donostiarra.

Confusión entre “laicidad positiva” y el “laicismo”

Para sustentar las razones de su denuncia, el obispo distinguió  entre la “laicidad positiva” y el “laicismo”, explicando que éste  “añade un componente excluyente y negativo con respecto a la sana laicidad” y que “el problema radica en que se confunde laicidad con laicismo”.

Tras señalar que la “laicidad del Estado y de las instituciones públicas, supone neutralidad ante las diversas creencias religiosas, y al mismo tiempo, colaboración con todas ellas en la medida en que contribuyan al bien común de la sociedad” y que, en consecuencia, “la laicidad rectamente entendida, es garantía de libertad, igualdad y convivencia”, Munilla contrastó que el laicismo “parte de unos supuestos bien distintos: el Estado laicista no reconoce la vida religiosa de los ciudadanos como un bien positivo para el individuo y para la sociedad, que deba ser protegido por los poderes públicos. Por el contrario, loconsidera como una sensibilidad privada, solo tolerable en la medida en que no tenga pretensiones de impregnar la vida social o de influir en ella. Se da por supuesto que las religiones no pueden proporcionar un conjunto de convicciones morales comunes capaces de fundamentar la convivencia en una sociedad plural. Más bien, se parte del falso prejuicio de que las religiones son fuente de intolerancia y de dificultades para la pacífica convivencia”.

En consecuencia, continuó, “el laicismo entiende que la religiosidad debe ser recluida a la vida privada, y que ha de ser sustituida en el ámbito público por un conjunto de valores a modo de ¡señas de identidad’ del estado democrático, sin referencia religiosa alguna”.

“Es claro, que esos presupuestos laicistas están llenos de falsos prejuicios y que son deudores de algunas de las leyendas negras que se han vertido contra el cristianismo; además de que desconocen la riqueza de la doctrina social católica“.

La estrategia del laicismo anticristiano: plantear sus objetivos por etapas

Algunos podrían matizar a Munilla diciendo “que lo que está en discusión no es la clase de Religión en sí misma sino solamente su presencia en la escuela pública”. “Quien piense tal cosa se está equivocando”, responde el prelado, pasando a explicar luego, a “quienes pudiesen estar un poco distraídos”, la estrategia del laicismo radical.

“El laicismo anticristiano es astuto, y suele tener la “estrategia” de plantear sus objetivos por etapas: primero, despenalización del aborto en casos muy extremos y conmovedores; pasados unos años, cuando ya haya “madurado la conciencia social”, el aborto libre pasa a ser reconocido como un “derecho democrático”…; finalmente se termina por no respetar ni siquiera el derecho a la objeción de conciencia de quien no quiere ser copartícipe del aborto”.

“En el caso de la clase de Religión, creo que está ocurriendo algo por el estilo: se empieza por poner todo tipo de ´palitos´ en las ´ruedas´ al estatus de la asignatura (evaluable o no evaluable; troncal o secundaria; con asignatura alternativa o sin alternativa; en horario escolar o extraescolar; etc, etc, etc); se sigue por reivindicar su exclusión del sistema público de enseñanza, en nombre de una malentendido concepto de ´escuela laica´; y se terminará -a medio plazo- por forzar su salida del curriculum de la misma enseñanza privada concertada. Como he dicho al principio, la asignatura de Religión está sometida a un verdadero acoso… Lo que está en juego no es ya su inserción en el sistema público, sino su misma razón de ser en la enseñanza reglada”.

¿Por qué “sí” la asignatura de Religión? Siete razones pedagógicas

Pero Munilla no solo realizó una exposición de denuncia del problema sino que expresó en positivo algunas “razones pedagógicas que fundamentan la necesidad y la razón de ser de la asignatura de Religión en el sistema de enseñanza”.

La primera: “La clase de Religión es un derecho, no un privilegio: A base de tanta polémica sobre esta asignatura, algunos católicos pueden estar arrastrando una especie de complejo, como si hubieran logrado hacerles creer que la presencia de la clase de Religión en la escuela, es una reminiscencia del antiguo régimen en esta sociedad democrática. Muy al contrario: se trata de un derecho, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Segunda: “La clase de Religión no es equiparable ni sustituible por la Catequesis: La asignatura de Religión está destinada principalmente a una formación intelectual, aún con la peculiaridad de ser confesional; mientras que en la Catequesis se procura introducir al alumno en el seguimiento personal de Jesucristo”.

En tercer lugar,  “la clase de Religión ayuda a entender la cultura que hemos heredado: Un joven no podrá entender la pintura, la música, la escultura, la arquitectura, la filosofía, la historia, la política, el folclore, las tradiciones… en definitiva, sus propias raíces; si no conoce en profundidad los fundamentos de la religión católica”.

La cuarta: “La Religión ofrece una cosmovisión frente a la fragmentación del saber: Hoy en día existe una gran “parcelación” del saber humano, acompañada de una sobreacumulación de datos, tanto en las disciplinas científicas como en las humanísticas. Se trata de una fragmentación que ha contribuido notablemente al auge de una cierta crisis de identidad cultural, de valores, de certezas…”.

Una quinta razón es que “la religión responde al sentido de la existencia: Una enseñanza global debe responder a las preguntas clave sobre el sentido de nuestra existencia. ¿De qué me sirve conocer la evolución del Universo, si nadie me explica por qué y para qué estamos en esta vida? ¿Cómo podemos fundamentar los derechos del ser humano sin dar razón de la diferencia esencial entre el animal irracional y el hombre racional? ¿Cabe hablar con optimismo de los avances científicos y de la sociedad del futuro, si no tenemos fundamentada nuestra esperanza en el más allá de la muerte?…”.

El penúltimo argumento se refiere al “Diálogo interreligioso: Somos sobradamente conscientes del grave problema que para la paz mundial representan los fundamentalismos. Cada vez vemos con más claridad que la estabilidad internacional, e incluso nuestra convivencia con un buen número de inmigrantes, necesita estar sustentada en el diálogo interreligioso. Ahora bien, sólo puede dialogar quien tiene conciencia y conocimiento de su punto de partida. De lo contrario, más que a una “alianza de civilizaciones”, estamos abocados a la desaparición de la nuestra”.

Finalmente, la “Educación moral: Está claro que una educación integral debe incluir la dimensión moral. De poco servirá la acumulación de conceptos en la enseñanza, si no existe un espacio específico en el que se eduque en comportamientos morales como la sinceridad, la solidaridad, la justicia, el respeto, la generosidad… He aquí otra dimensión esencial de la asignatura de Religión: la moral”.

Una palabra a los padres anti-Religión en Euskal Herria

El obispo finalmente se refirió a la toma de postura de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Euskal Herria, opuesta a que Religión pueda ofertarse en la escuela pública, asociación que ha enviado cartas a los padres, pidiéndoles que no matriculen a sus hijos en dicha asignatura, de forma que esas horas puedan destinarse a otras materias obligatorias.

“Se trata de una presión para sacar la asignatura de Religión del horario escolar, y en definitiva, de la escuela pública”, criticó el prelado.

Gilberto Pérez/ReL

LAS MENTIRAS DE MARIO VARGAS LLOSA

El maltrato de Vargas Llosa desde España hacia el Cardenal Cipriani contradice su habitual campaña por la libertad y la verdad y nada tiene que ver con la coherencia del Arzobispo Primado en el Perú.

Estimado don Mario:
Soy uno de los miles de españoles y peruanos que ha celebrado no sólo su Nobel de Literatura sino toda su brillante carrera literaria.
Cuando mi Universidad de Valladolid le confirió el doctorado honoris causa, cuando mi Arequipa de adopción le tributó un entrañable homenaje, cuando fui padrino de los graduados de la Universidad Católica Sedes Sapientiae que le honró tomando su nombre.
Sin embargo, sus palabras hacia el Cardenal Cipriani rayan el insulto y el maltrato. Y salgo en su defensa no sólo por ser el referente de los católicos peruanos (más del 80% de la nación), sino también por ser una persona y como toda persona digna de respeto. Si además, es un profesional ingeniero, de la selección nacional de básket, autor de varios libros, docente de la Facultad de Teología, peruano cien por cien, muy amigo del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI…ciertamente que
se lo merece
En la entrevista que: XAVI AYÉN le hizo a usted para La Vanguardia.es (11-4-2011), respondió a la pregunta ¿La Iglesia ha tenido un papel en estas elecciones? “Aquí en Lima tenemos un arzobispo que es del Opus Dei, monseñor Cipriani, un fujimorista destacado, cómplice descarado de la dictadura
que se hizo famoso por una frase: dijo que “los derechos humanos son una cojudez”, palabrota peruana que equivale a gilipollez. Uno de los crímenes peores que cometió la dictadura de Fujimori fue una castración de miles de campesinas de los Andes, a las que el Ministerio de Salud engañó diciéndoles que las iban a vacunar y en realidad las castraron, las esterilizaron a todas. ¡A miles! El arzobispo Cipriani, que echa sapos y culebras cada vez que se menciona el aborto, no dijo una sola palabra ante esta monstruosidad criminal, sobre la que reina un silencio ominoso”.
“La verdad les hará libres” dijo Jesús. Si usted quiere vivir la
libertad de la que se proclama abanderado, debería pedir disculpas por las mentiras y calumnias propaladas. Steven Mosher, presidente de la organización norteamericana que destapó los casos de esterilización forzosa durante el gobierno de Fujimori y llevó la denuncia hasta el Congreso de los Estados Unidos, escribió: “Lo que Vargas Llosa no sabe
es que el cardenal Cipriani jugó un papel decisivo en el esfuerzo por detener la campaña de planificación familiar forzada del presidente peruano Fujimori”, precisó Mosher, líder de la organización de derechos humanos “Population Research Institute” (PRI) con sede en Virginia. Para Mosher, el Purpurado peruano jugó un papel decisivo para detener las violaciones. Según el investigador, el PRI ayudó a Cipriani a exponer al mundo los abusos inhumanos de las campañas de
esterilización y “es difícil de comprender por qué el novelista Vargas Llosa niega lo obvio. Él debería saber que, cuando se comenta respecto a abusos contra los derechos humanos, debería concentrarse en los hechos, no en la ficción”.La organización sostiene que a fines de 1997, el cardenal Cipriani, actuando junto con la Conferencia Episcopal Peruana, invitó al PRI a investigar las violaciones de derechos humanos de la campaña de Fujimori. Con la cooperación de la Conferencia Episcopal Peruana, un equipo de investigadores del PRI
visitó el Perú a principios de 1998 y entrevistó a mujeres en diversas partes del Perú. Así recogieron evidencia de primera mano de serias violaciones de derechos humanos.
(http://www.poraccioncatolica.com.ar/pastores/pastor66.htm)
La manida frase sobre algunas ONGs y los “derechos humanos” repetida hasta la saciedad y por la que el Cardenal pidió perdón no deja de ser un exabrupto verbal de unos segundos frente a su obra “Catecismo social de Juan Pablo II” preparada con motivo de la visita del Papa a Perú y que dedica varias páginas a los derechos humanos, o la conferencia de
clausura “Los Derechos Humanos en el magisterio de la Iglesia” en el Congreso organizado por mi Universidad (UCSS) con motivo de los 50 años de la Declaración de la ONU, amén de numerosas declaraciones en diversos foros, y sobre todo su sensibilidad por defender los derechos y apoyar la obra de Cáritas en Manchay o La Parada, por ejemplo.
En este momento decisivo para el Perú, invoco las palabras del Beato Juan Pablo II por un “Perú reconciliado”. Necesitamos todas las voces, todas las sangres, todos los corazones, desde “caritas in veritate”. Sí, la caridad verdadera, la verdad cordial, nos hará libres para “con paso firme de buen cristiano hacer grande nuestro Perú”.

http://elcomercio.pe/joseanbenito/permalink/55064925

La Venida del Espíritu Santo

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo. Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar a cada uno en su propia lengua. Estupefactos y admirados decían: ¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa? Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene, forasteros romanos, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las
maravillas de Dios. Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros ¿Qué significa esto? Otros en cambio decían riéndose ¡Están llenos de mosto! Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras…

Hch 2,1-14

El Espíritu Santo

1. El Espíritu Santo nos ayuda a asimilar la doctrina de Cristo.

La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. Esta misión conjunta asocia desde ahora a los fieles de Cristo en su comunión con el Padre en el Espíritu Santo: el Espíritu Santo prepara a los hombres, los previene por su gracia, para atraerlos hacia Cristo. Les manifiesta al Señor resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su muerte y resurrección. (Catecismo, n.737).

Con frecuencia notamos que tenemos ideas claras sobre la doctrina católica. Si nos hicieran un examen, probablemente sacaríamos una buena nota. Pero una cosa es saber algo y otra es vivirla. Necesitamos una ayuda especial para poder ir formando nuestra conciencia moral, y esta ayuda viene del Espíritu Santo.

En realidad, el verdadero artífice de una conciencia bien formada es el Espíritu Santo: es Él quien, por un lado, señala la voluntad de Dios como norma suprema de comportamiento, y por otro, derramando en el alma las tres virtudes teologales y los dones, suscita en el corazón del hombre la íntima aspiración a la voluntad divina hasta hacer de ella su alimento.

Con mucha frecuencia no vemos claramente el por qué la Iglesia nos exige ciertos comportamientos morales. En estas ocasiones tenemos que echar mano de una ayuda superior, la del Espíritu Santo. El puede doblar nuestro juicio para hacerlo coincidir con el de Dios.

2. El Espíritu Santo nos da la fuerza necesaria para vivir nuestros compromisos bautismales.

La vida cristiana es una opción que debemos renovar todos los días. Dios nos deja libres. En cualquier momento cabe la posibilidad de echarnos atrás, de quedarnos indiferentes, de ser unos cristianos “domesticados” como ciertos animales que sólo sirven para adornar el hogar, pero que ya no son agresivos porque están domados.

También la conciencia se puede domesticar y recortar a una medida cómoda. Una conciencia para andar por casa, es una conciencia mansa, que nos presenta los grandes principios morales suavizados, que nos ahorra sobresaltos, remordimientos y angustias. Ante las faltas, sabe encontrar justificantes y lenitivos: ‘estás muy cansado’, ‘todos lo hacen’, ‘obraste con recta intención, lo hiciste por un fin bueno’, ‘es de sentido común’.

3. El Espíritu Santo no deja de venir a nosotros constantemente

Experimentamos muchas venidas del Espíritu Santo durante nuestra vida. Las más fuertes son cuando recibimos los sacramentos. Por medio de cada sacramento el “artífice de nuestra santificación”, el Espíritu Santo, va acabando su gran obra en nosotros, nuestra transformación en Cristo.

Además de estas venidas sacramentales del Espíritu Santo, hay otras que son menos espectaculares, pero no por eso pierden importancia: su influencia sobre nuestra conciencia moral.

La Venida del Espíritu Santo

Para el alma en estado de gracia, la voz de la conciencia viene a ser la voz del Espíritu Santo, que ante ella se hace portador del querer del Padre celestial.

Nuestra vida debería ser un constante diálogo con el Espíritu Santo. Es imposible vivir la vida cristiana, cumplir con el principio y fundamento… sin esta colaboración con el divino Huésped del alma, el Espíritu Santo.

Autor: P. Fintan Kelly | Fuente: Catholic.net

Benedicto XVI aprueba la beatificación de Juan Pablo II que se celebrará en Roma el 1 de mayo

Será el día de la Solemnidad de la Divina Misericordia
El Papa firmó este viernes el decreto de beatificación, presentado por el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato.
Europa Press
La ceremonia de beatificación de Juan Pablo II tendrá lugar el próximo 1 de mayo, después de que Benedicto XVI haya firmado este viernes el decreto de beatificación, presentado por el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato.
Así, según ha declarado el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, la ceremonia de beatificación se celebrará el 1 de mayo de 2011, día de la Solemnidad de la Divina Misericordia.
La firma del Papa era el único paso que faltaba para dar ´luz verde´ a la beatificación de su predecesor, después de que los 30 purpurados y obispos que forman parte de la Comisión de este dicasterio aprobara el pasado miércoles un milagro por intercesión de Juan Pablo II.
Se trata de la curación de la monja francesa Marie Simon Pierre, que padecía desde 2001 la enfermedad de Parkinson, la misma que sufrió Juan Pablo II en sus últimos años.
La religiosa superó, dos meses después de la muerte del Papa en abril de 2005, todos los síntomas del Parkinson de forma “inexplicable” según las autoridades médicas de la comisión de beatificación. La hermana Marie Simon ha sido la pieza clave para el proceso de beatificación del antecesor de Benedicto XVI.
El milagro de la hermana Marie Simon, atribuido a Juan Pablo II, sufrió un parón en el mes de marzo del año pasado, cuando uno de los médicos externos consultados por el dicasterio sostuvo que el milagro no estaba suficientemente documentado.
Sin embargo, el cardenal Angelo Amato señaló entonces que “había suficientes milagros” catalogados, un total de 251 atribuidos al antiguo Papa y que el proceso de beatificación seguía adelante, aunque finalmente el milagro de la curación del Parkinson de la hermana Marie dio buenos resultados y fue considerado por la comisión de expertos como válido para continuar el proceso.
El 13 de mayo de 2005, el mismo Benedicto XVI anunciaba en la Basílica de San Juan de Letrán el inicio del proceso de beatificación de su predecesor, que comenzó oficialmente el 28 de junio de 2005, dos meses después del fallecimiento del Pontífice, gracias a la dispensa concedida por Benedicto XVI para que la causa pudiera empezar sin necesidad de esperar a los cinco años de rigor que deben transcurrir entre el fallecimiento de una persona y el comienzo de su causa.
Esta dispensa fue concedida también por Juan Pablo II para beatificar a la Madre Teresa de Calcuta, cuyo proceso comenzó menos de dos meses después de su fallecimiento y que fue beatificada seis años después, en octubre de 2003.
El sacerdote polaco Slawomir Oder fue nombrado por Benedicto XVI como postulador de la causa de beatificación de Juan Pablo II y se inclinó por la curación de la religiosa francesa como el milagro que decidiría si el llamado ´Papa viajero´ sería elevado a los altares.
Juan Pablo II fue nombrado ´Venerable´ y reconocidas sus virtudes heroicas el 19 de diciembre del año 2009, el primer paso para el proceso que le llevará a los altares. Después de su beatificación, será necesario un segundo milagro para que sea declarado definitivamente como “santo” y entrar así en la lista de los santos de la Iglesia.

Beata Laura Vicuña, la santidad es también para los niños

 

La hija que ofreció la vida por salvar a la madre.

Nació en Santiago de Chile, el 5 de abril de 1891 y murió en Argentina el 22 de enero de 1904, a la edad de sólo 13 años. El Papa Juan Pablo II la beatificó el 3 de septiembre de 1988.

Su padre es un alto militar y jefe político de Chile. Una revolución derroca al gobierno y la familia Vicuña tiene que salir huyendo, desterrados a 500 kilómetros de la capital. Allá muere el papá y la familia queda en la miseria. Laura tiene apenas dos años cuando queda huérfana de padre.

La mamá, con sus dos hijas, Laura y Julia, emprende un larguísimo viaje de ocho meses hacia las pampas de Argentina. Allá encuentra un ganadero brutal y matón, y movida por su gran miseria, la pobre Mercedes se va a vivir con él en unión libre. El hombre se llamaba Manuel Mora.

En 1900 Laura es internada en el colegio de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora en el colegio de Junín de los Andes.

Allí, en clase de religión, al oír que la profesora dice que a Dios le disgustan mucho los que viven en unión libre, sin casarse, la niña cae desmayada de espanto. En la próxima clase de religión, cuando la religiosa empieza a hablar otra vez de unión libre, la niña empieza a palidecer. La profesora cambia de tema pero consulta el caso con la hermana directora del colegio: “¿Por qué será que Laura Vicuña se asusta tanto cuando se habla del pecado que es el vivir en unión libre?”. La superiora le aconseja: “Vuelva a tratar de ese tema, y si ve que la niña se asusta, cambie de tema”. Así lo hace.

Laurita se ha dado cuenta de un gravísimo mal: su madre, el ser que ella más ama en el mundo, después de Dios y la Virgen, su mamá Mercedes, vive en pecado mortal y está en grave peligro de condenación eterna. ¡Es terrible!.

Y Laura hace un plan: ofrecerá su vida a Dios, con tal de que la mamá abandone a ese hombre con el cual vive en pecado. Comunica el plan al confesor, el Padre Crestanello, salesiano. El le dice: “Mira que eso es muy serio. Dios puede aceptarte tu propuesta y te puede llegar la muerte muy pronto”. Pero la niña está resuelta a salvar el alma de la mamá a cualquier costo, y ofrece su vida al Señor Dios, en sacrificio para salvar el alma de la propia madre.

En el colegio es admirada por las demás alumnas como la mejor compañera, la más amable y servicial. Las superioras se quedan maravilladas de su obediencia y del enorme amor que siente por Jesús Sacramentado y por María Auxiliadora.

El día de su primera comunión ofrece su vida en sacrificio a Jesús, y al ser admitida como “Hija de María”, consagra su pureza a la Sma. Virgen María.

Va a pasar vacaciones a donde vive su madre. Manuel Mora trata de irrespetarla pero ella no lo permite. Prefiere ser abofeteada y azotada brutalmente por él pero no admite ningún irrespeto a su virtud. Manuel aprende a respetarla.

En una gran inundación que invade el colegio, Laura por salvar la vida de las más pequeñas, pasa largas horas de la noche entre las friísimas aguas sacando niñas en peligro, y adquiere una dolorosa enfermedad en los riñones. Dios empieza a aceptar el sacrificio que le ofreció por salvar el alma de su mamá.

Laura empieza a palidecer y a debilitarse. Siente enorme tristeza al oír de los superiores que no la podrán aceptar como religiosa porque su madre vive en concubinato. Sigue orando por ella. Cae a cama. Dolores intensísimos. Vómitos continuos. Se retuerce del dolor. La vida de Laura se está apagando. “Señor: que yo sufre todo lo que a Ti te parezca bien, pero que mi madre se convierta y se salve”.

Va a entrar en agonía. La madre se acerca. “Mamá, desde hace dos años ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tu no vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y vivas santamente”. Mamá: ¿antes de morir tendré la alegría de que te arrepientas, y le pidas perdón a Dios y empieces a vivir santamente?

“¡Ay hija mía! Exclama doña Mercedes llorando, ¿entonces yo soy la causa de tu enfermedad y de tu muerte? Pobre de mí ¡Oh Laurita, qué amor tan grande has tenido hacia mí! Te lo juro ahora mismo. Desde hoy ya nunca volveré a vivir con ese hombre. Dios es testigo de mi promesa. Estoy arrepentida. Desde hoy cambiará mi vida”.

Laura manda llamar al Padre Confesor. “Padre, mi mamá promete solemnemente a Dios abandonar desde hoy mismo a aquel hombre”. Madre e hija se abrazan llorando.

Desde aquel momento el rostro de Laura se torna sereno y alegre. Siente que ya nada le retiene en esta tierra. La Divina Misericordia ha triunfado en el corazón de su amadísma mamacita. Su misión en este mundo ya está cumplida. Dios la llama al Paraíso.

Recibe la unción de los enfermos y su última comunión. Besa repetidamente el crucifijo. A su amiga que reza junto a su lecho de moribunda le dice: ¡Que contenta se siente el alma a la hora de la muerte, cuando se ama a Jesucristo y a María Santísima!.

Lanza una última mirada a la imagen que está frente a su cama y exclama: “Gracias Jesús, gracias María”, y muere dulcemente. Era el 22 de enero de 1904. Iba a cumplir los 13 años.

La madre tuvo que cambiarse de nombre y salir disfrazada de aquella región para verse libre del hombre que la perseguía. Y el resto de su vida llevó una vida santa.

Laura Vicuña ha hecho muchos milagros a los que le piden que rece por ellos ante Nuestro Señor. Y el Papa Juan Pablo II la declaró Beata en 1988.

Señor Jesús: Tú que concediste a Laura Vicuña la gracia de ofrecer su vida por la salvación del alma de su propia madre, concédenos también a todos nosotros la gracia de obtener buenas obras, la conversión y salvación de muchos pecadores. Amén.